Índice


Prefacio       1

Nota Sobre el Libro       7

Capítulo 1 Qué es la Felicidad       9

Capítulo 2  La Importante Verdad Olvidada       13

Capítulo 3 Premisas Erróneas       19

Capítulo 4 El Propósito de la Felicidad       25

Capítulo 5 Amor y Felicidad       33

Capítulo 6 Diferenciando “ Culpa” de “Responsabilidad”       38

Capítulo 7 Aprendiendo a Observar       45

Capítulo 8 Las Etiquetas Son Buenas Sólo para las Compras       51

Capítulo 9 Mantener la Perspectiva Correcta       57

Capítulo 10 Gratitud       65

Capítulo 11 Los Pensamientos se Pueden Controlar 71

Capítulo 12 Eliminar la Culpabilidad 76

Capítulo 13 Meditación para Aquellos que No Meditan 87

Capítulo 14 Vivir en el Presente       93

Capítulo 15 Simplificar       97

Capítulo16  Reconocer, Disfrutar y

Compartir la Felicidad para Hacer del Mundo

un Lugar Mejor       103

Epílogo       106

La Esencia de la Felicidad       113

Bibliografía recomendada       134


                   


                         Capítulo 1


Qué es la felicidad.


La felicidad no es un estado permanente de paz, serenidad y regocijo. Es más, sería antinatural e irreal esperar una ausencia completa de conflicto, dolor o tristeza. La felicidad no se consigue cuando todo es perfecto a nuestro alrededor o cuando no hay negatividad en nuestros sentimientos, si no cuando somos capaces de superar estos sentimientos al entenderlos, aceptarlos y transmutarlos.



                       Capítulo 3


La Felicidad es Algo que a Veces Ocurre, pero No a Todo el Mundo.


Puedes aprender a ser feliz de la misma forma que puedes aprender a cocinar, a tocar la guitarra o a conducir. Como cualquier otra habilidad, requiere práctica y entender unos principios básicos. Por supuesto, en este proceso de aprendizaje, es normal que en determinados momentos vuelvas a tus viejos hábitos.  Todos los cambios necesitan un tiempo para poder asentarse. Ten paciencia y se comprensivo contigo mismo hasta que lo consigas. Vas a implementar nuevas formas de pensar, lo que abrirá la puerta a sentimientos nuevos, y este es un proceso que requiere atención y cierto tiempo.


Capítulo 8


Las Etiquetas Son Buenas Solo para las Compras


Nuestra sociedad está acostumbrada a juzgar, a etiquetar todo como bueno o malo. Un accidente de coche es malo, una promoción en el trabajo es buena. El hecho de que tu pareja te engañe es malo, ganar la lotería es bueno. Estas etiquetas son lo que llamamos Imágenes y están arraigadas no solamente en nuestra mente, si no en el subconsciente colectivo, aunque esto no significa que sean ciertas, así que vamos a aprender a modificar estas imágenes, y ver la vida, y lo que nos ocurre desde otro punto de vista.

Una vieja historia Zen ilustra este hecho. Había una vez un campesino entrado en años cuyo caballo se escapó. Los vecinos visitaron al campesino, sintiendo pena por él. Cuando le comentaron sobre su mala suerte, el simplemente les dijo, puede ser. Unas semanas después, el caballo regresó, trayendo consigo una preciosa yegua salvaje. Todos alrededor del campesino estaban felices por él. Sus vecinos le decían lo grande que era su suerte. Su respuesta, inmutable, era puede ser. La siguiente semana, cuando su hijo estaba tratando de domar el caballo salvaje, fue seriamente herido. Se había roto la pierna y el pie quedó gravemente maltrecho. Le llevó varias semanas recuperarse y, al final, los doctores no pudieron salvar 3 de los dedos de su pie. El muchacho jamás podría correr otra vez. La esposa del campesino estaba muy alterada, así como los vecinos. Todos le manifestaron su pesar y comentaron en la mala suerte del chico. La respuesta del campesino fue, otra vez, simplemente decir, puede ser.

En este punto los amigos y vecinos del granjero estaban pensando que estaba un poco chalado, porque les parecía antinatural mostrar esa falta de emociones. Parecía que al campesino no le importase nada de lo que ocurría alrededor, porque independientemente de que los eventos fueran buenos o claramente negativos, él nunca mostraba una reacción definida. Seis meses después, los aldeanos entendieron mejor. El gobierno había declarado la guerra a otro país y estaba recluyendo jóvenes para el ejército. Cuando los oficiales llegaron a la granja, vieron que el muchacho no podía correr y decidieron no llevárselo. Está de más decir que ahora los vecinos del campesino pensaron que eso era buena fortuna. Otra vez, el padre reaccionó diciendo puede ser,  aunque ésta vez, lo entendieron.

En realidad no se puede saber, desde una perspectiva amplia y general de la vida, si algo es bueno o malo en términos absolutos. El destino nos lleva donde necesitamos ir.  El hecho de que percibamos el camino como un paseo placentero o como un laberinto tortuoso dependerá mayormente de nuestra resistencia, y en última instancia, de cómo juzguemos lo que nos ocurre. En términos prácticos, estoy segura que has oído los casos de muchas personas que han ganado la lotería han encontrado miseria y dolor después, o sobre otros que han encontrado un leitmotiv y la felicidad a continuación de un evento desafortunado. Juzgamos las situaciones como positivas o negativas cuando tenemos una visión estrecha de la realidad, a corto plazo y enfocándonos en lo que nos gustaría o en lo que nos hemos acostumbrado a pensar que es bueno. Lo correcto sería tener una visión más amplia, a largo plazo, y basada en lo que es bueno para el desarrollo del alma, que es a lo que hemos venido.



Capítulo 11


Terminar con la Culpa.


A la hora de limpiar nuestra realidad emocional para sintonizarnos con la felicidad, una de las cargas que tendemos a llevar y que es más ampliamente aceptada (y más innecesaria) es la culpa. Vamos a ver cómo es posible manejarla de una forma útil y sana.



La Esencia de la Felicidad


Este es tu equipaje para el viaje de la vida:

Un GPS, llamado Felicidad, para saber si estás perdido o vas por el camino correcto.

Una luz brillante, llamada Amor, para que puedas ver la realidad que se encuentra frente a ti.

Una cantidad infinita de riqueza, llamada Gratitud. Mientras más la uses, más facilmente tendrás lo que necesites para el viaje.

Un dispositivo de comunicación, llamado Silencio, porque solamente en el silencio de tu mente encontrarás la dirección correcta y el consejo apropiado.

Una llave maestra, llamada Perdón, porque cuando te perdones a ti mismo, y a los demás, te liberarás de tus cadenas.

Cuantos espejos necesites a lo largo del camino, porque cada persona y situación que encuentres en su recorrido están reflejando una parte de ti que necesitas ver.

Para llevarlo todo tienes una mochila llamada Consciencia.



Volver a la página anterior






   



Todos los derechos reservados, Copyright © 2010  Helena Aramendia                    

 
    Talleres y 
 EventosTalleres_y_Eventos.html
    Radiohttp://www.blogtalkradio.com/helena-aramendia
               
     BlogWorkshops_%26_Events.html